Anuncios

El eterno #Acapulco

Acapulco nunca dejó de crecer

Aunque la primera figura del jet set que llegó a Acapulco fue en 1920, fue Eduardo, entonces príncipe de Gales, que llegaría a ser rey de Inglaterra como Eduardo VIII.

Después que se popularizó tanto la bahía de Acapulco, donde los turistas acostumbraban tomarse fotos con un burro que bebía cerveza, y viajar hacia la isla de la Roqueta para ver en el fondo mariano a la Virgen, se explotó una nueva zona, que fue llamada Acapulco Dorado, o Condesa, por un enorme hotel que se construyó en la zona con ese nombre.

Atravesando por varios momentos hasta lo que vivimos hoy en día, Acapulco sigue eestando espectacular.

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: