Anuncios

Raulito González nació el 2 de abril de 1932 y falleció a los 10 meses de nacido; aunque las razones de su muerte son un misterio, el pequeño se ha convertido en una leyenda del panteón municipal San Francisco en Acapulco, por los milagros que ha concedido.

“El bebé sale a jugar todas las noches con los juguetes que le han llevado quienes han solicitado un milagro”, narra Susana Curiel García, encargada del panteón desde hace 25 años.

Cada año, la tumba de Raulito se llena de juguetes, dulces y diferentes ofrendas que, a decir de la encargada del camposanto, representan cada uno de los milagros concedidos del pequeño.

Uno de los milagros por los que el bebé Raulito gano su fama, fue hace 18 años, la mamá de una niña de seis año, fue a pedir un milagro para su pequeña hija, ya que según los doctores estaba desahuciada.

Los doctores del Hospital General de Acapulco, explicaron a la mamá de la menor, que debía llevársela a casa “porque la chiquita se moriría ese mismo día”.

“Ve y pide que te lleven a la tumba más abandonada y vieja y pide por tu hija”.
La desesperación de la madre de la niña fue tan grande que acudió al cementerio, ahí, entre lágrimas, la mujer pidió por su hija.

Luego de un mes y 20 días, la madre regresó y reveló a la encargada del panteón que su hija se había salvado.

Otro de los milagros que se le atribuye a Raulito, es la de un agente de tránsito que se encomendó a Raulito mientras perdía los frenos de su auto.

“Sálvame Raulito si tan milagroso dices ser”, fueron las palabras del hombre.
Inmediatamente el vehículo del agente comenzó a tomar su dirección, salvándose así de un accidente, dijo la encargada del panteón.

En agradecimiento, el hombre compró la malla de la tumba donde reposan los restos de Raulito.

Tristemente, Raulito no está solo, lo acompaña su hermano Elivier, nacido el 22 de junio de 1933, y fallecido el 19 de julio de ese mismo año. Sólo vivió un mes.

Se cuentan que hasta extranjeros van a pedir milagros a Raulito; el caso de una pareja italiana, la mujer pidió por su esposo que tenía “piedras en la vesícula”, luego, al ser intervenido quirúrgicamente, ya no encontraron nada.

El panteón San Francisco fue fundado en 1813, hasta la fecha se desconoce la cantidad de muertos que ahí reposan.

De acuerdo con la directora municipal de panteones, Rosa María Aguilar, actualmente, el panteón de San Francisco se encuentra en manos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: