Anuncios

Esta falla arquitectónica es conocida en todo el mundo por ser uno uno de los sitios elegidos para practicar clavadismo.

Acapulco, playa, arena y diversión. Eso es lo primero que se piensa cuando se menciona dicho lugar. Sin embargo, no todo es relax para algunos, están quienes disfrutan de los deportes acuáticos entre los que podemos encontrar el snorkel.

Pero también están aquellos que practican «clavadismo», una de las actividades acuáticas más osadas y peligrosas según donde se la realice. Lo que hay que saber es que el salto o clavado, es un tipo de deporte que consiste en lanzarse al agua desde una piscina, lago, río o mar desde punto fijo o vibrátil.

El punto fijo puede ser una roca, un acantilado o incluso un puente que se encuentre cerca del agua o sobre ella. El vibrátil puede ser un trampolín si se trata de un lugar adaptado.

Están los más arriesgados, aquellos que no se conforman con 10, 15 o 20 metros y van por más. Por eso, para todos los amantes de lo extremo está la Quebrada, uno de los puntos turísticos más importantes de la zona.

Está situado cerca del centro del puerto, en la parte antigua de la ciudad. Allí muchos pueden ver como los más osados se «lanzan» al vacío y se dejan caer en un acto de diversión o de inconsciencia, según desde donde se lo vea
Pero, desde qué altura practican este deporte: 35 metros es la respuesta exacta. Esta actividad, es considerada un espectáculo asombroso, por el riesgo que implica y por la adrenalina que genera tirarse al agua desde lo alto del acantilado.

El show comienza desde el momento en el que se decide ir al lugar y se pasa por diversos sitios de extremo peligro en donde hay hendiduras naturales a lo largo de todo el camino. Después de llegar al punto más alto, los «valientes» se ubican pasan en una pequeña plataforma en la cual se debe calcular el movimiento de las olas, la marea y el viento para lanzarse al vacío y no sufrir ningún tipo de lesión.

Allí también se realiza el Campeonato Mundial de Clavados de Altura, que lleva el nombre de Raúl García «el Chupetas» en reconocimiento a uno de los clavadistas más destacados del lugar. Todo se inició hace aproximadamente 80 años por un desafío entre los pescadores del lugar y continúo en el tiempo de manera ininterrumpida hasta el día de hoy.

Anuncios

Deja un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: